Quién Soy

UNA EXPLORADORA CON VOCACIÓN DE SANAR

Tras practicar Ballet Clásico durante doce años, elegí la carrera de Fisioterapia, la cual finalicé a los 20 años. 

Desde mi ciudad natal en Asturias me trasladé a Madrid para comenzar mi vida profesional y conocer otros horizontes. Pronto me topé con las tremendas limitaciones de mi formación y me sentí un poco impostora. Tentada de abandonar el gremio, finalmente, en un arrebato de lucidez, me propuse encontrar el modo de que me gustara, darle una vuelta de tuerca, perfeccionar mi técnica, encontrar otros enfoques… estaba bastante perdida, pero ese día decidí que encontraría el modo.

A lo largo de quince años fui descubriendo perspectivas cada vez más globales y coherentes que me devolvieron la motivación. Me formé en los métodos que más enamoraron y ayudaron: Cadenas Musculares GDS y Eutonía. 

Cadenas Musculares GDS permite una valoración de cada caso y unas estrategias de tratamiento impecables. Su vertiente pedagógica, va reeducando la imagen corporal, desplegando la postura y transformando los movimientos defectuosos en «gestos justos».

La Eutonía, profundiza en la presencia y la actitud internas, insistiendo en la no resistencia, ya que es la reactividad y la imposibilidad de habitarnos quienes complican lo sencillo.

Ambos métodos proponen una transformación profunda que hace posible reprogramar patrones, evitando las recaídas y aumentando la autosuficiencia. 

A partir del cuerpo surgieron nuevos interrogantes, y me interesé en entender las causas tras las dolencias que atendía. Me interesaba la sanación verdadera y no solo la aplicación de parches externos.

Las corazas musculares, así como cualquier otra enfermedad, no vienen de la nada, sino que evidencian conflictos, luchas internas, crisis existenciales y memorias de dolor que piden ser atendidos y descifrados para empujarnos más allá de nuestros límites. Pude comprobar esto en mis propias carnes.

 

Hablo DE sanar porque conozco EL dolor 

 LA SANADORA HERIDA

En el año 2008 me diagnostican un cáncer, supuestamente muy agresivo y este episodio me obliga a una investigación que nunca hubiera llevado tan lejos de no sentir amenazada mi vida.

Con mucha motivación, logré salir ilesa, evitando tanto la mutilación de cinco órganos como la químioterapia, que me vendieron como el único camino posible. Aprendí muchas cosas, me instalé en Barcelona e inicié un nuevo ciclo de mi vida.

Estudié las 5 Leyes Biológicas de la Ciencia Curativa Germánica: un nuevo paradigma en cuanto a la comprensión de las enfermedades con el que resoné desde el primer instante.

Más adelante, el deseo de conocerme mejor y mi interés por el ser humano, me llevó a indagaciones de tipo espiritual, otro largo recorrido que culmina con  la Astrología, la más impactante herramienta de transformación con la que me he topado y una pasión innata.

Esta visión complementa y amplía mi trabajo con el cuerpo, dándole a los tratamientos una mayor profundidad, sesiones creativas, con tiempos amplios, que operan en diferentes niveles, y que dejan una resonancia en el tiempo.

, hay

Comprender la lógica de los síntomas, así como los condicionamientos de la personalidad, ayuda a las personas que así lo desean a vivir con más confianza y colaboración, convirtiendo los desafíos en un motor de descubrimiento.

Toda terapia evolutiva debe desarrollarse sobre una base de auto-responsabilidad que se anime a confrontar los propios límites y la propia sombra con la voluntad de no reaccionar. Cuestionar los automáticos reactivos, conectar con lo más íntimo y universal, y reunir en algún momento el coraje de par un paso nuevo.

Dicen los antroposóficos (y a mí me gusta) que la enfermedad es una necesidad y la curación una obligación, lo cual confirma la idea de que el equilibrio no es estático, sino dinámico: una permanente recuperación de pequeños desequilibrios.

Si no nos extremamos y mantenemos la adaptabilidad, ambas se alternan en la vida como el ir y venir de la respiración.

La capacidad de mantener este baile natural libre de trabas, depende del interés por reconocer nuestros puntos ciegos así como el de ponernos disponibles a un cambio con una verdadera motivación.

Las experiencias más traumáticas pueden aplastarnos o pueden revelar un horizonte que no hubiéramos vislumbrado de otro modo.

«En el camino de la evolución de la conciencia y del corazón,

jamás habrá otra cosa que alumnos de la Vida.

Su trazado no es el de una carrera

y en él no se concede ningún diploma…

simplemente porque no hay una línea de llegada definitiva.

Esa es su belleza y su grandeza…»

   (Daniel Meurois)

«ESTAR DIPUESTO ES TODO»

 (Hamlet)   

  

Entrevistas Y Publicaciones

DONDE HAY AMOR POR LA MEDICINA, HAY AMOR POR LA HUMANIDAD

 Mi nombre es Clara Cuesta y soy la responsable de claracuesta.com, cuya finalidad es el envío de información y formación sobre fisioterapia y bienestar, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o supresión de tus datos (ver la política de privacidad) Uso Mailchimp como plataforma de automatización de e-mail marketing, Al hacer click sobre el botón para suscribirte a esta lista, tus datos serán enviados a Mailchimp para el tratamiento de los mismos.

* indicates required
Política de Privacidad *

 Mi nombre es Clara Cuesta y soy la responsable de claracuesta.com, cuya finalidad es el envío de información y formación sobre fisioterapia y bienestar, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o supresión de tus datos (ver la política de privacidad) Uso Mailchimp como plataforma de automatización de e-mail marketing, Al hacer click sobre el botón para suscribirte a esta lista, tus datos serán enviados a Mailchimp para el tratamiento de los mismos.