Top

La salud desde el cuerpo

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE MANTENER TU CUERPO EQUILIBRADO?

Es posible que cuando te animas a pedir cita al fisioterapeuta, sea porque ya estás al límite y necesitas librarte del síntoma molesto urgentemente para seguir funcionando. Pero quizá no te hayas parado a pensar en los muchos otros beneficios derivados de la buena armonía y coordinación musculo-esquelética, como por ejemplo:

  • modelar tu figura, que con el tiempo y el mal uso, se va deformando y aplastando,
  • afinar tus movimientos, hacerlos más fluidos precisos y elegantes, también más coordinados: la agilidad y el equilibrio determinan tu independencia, y perderlos te envejece mucho más que las arrugas,
  • aumentar tu capacidad de atención y presencia del momento, ya que atender al cuerpo te trae automáticamente al aquí y ahora,
  • liberar tus emociones: cuando los músculos pierden la adaptabilidad y fijan tu postura, quedan fijadas igualmente las emociones relacionadas,
  • liberar el fino funcionamiento de tu respiración natural, la cual no puede darse sin una correcta postura,
  • mejorar tus funciones vitales, como la regulación del sueño, la digestión o el ritmo cardiaco, ya que al estar los órganos sujetos al esqueleto y en relación a la actividad muscular, pueden verse comprimidos, estirados, o sin el bombeo necesario, entorpeciendo su buen funcionamiento, su ritmicidad y su latido, el latido de todo lo vivo…

Es una cuestión cultural: estamos educados para cuidar nuestra piel o nuestro pelo o para revisar nuestra dentadura, pero no nos acordamos de nuestro cuerpo hasta que nos duele.

Al igual que llevas a tu coche a revisión periódicamente para mantenerlo a punto, la fina máquina de tu cuerpo, que utilizas cada día, necesita también ajustes, revisiones y cuidados.

 

¿EN QUÉ CONSISTE EL MÉTODO  DE CADENAS MUSCULARES GDS?

GDS es un método ante todo de observación y comprensión de la mecánica humana, ya que no es suficiente con saber dónde duele, sino que es necesario comprender cómo y por qué se ha llegado a esa situación para poder deshacerla.

La tipología o morfología de cada cual trae consigo unas patologías determinadas, y a eso lo llamamos terreno predispuesto. Es decir, que dos personas pueden sufrir un bloqueo en la misma zona corporal, por ejemplo en la zona lumbar, pero por diferentes causas, a partir de diferentes esquemas, (según la posición en que la columna vertebral o los huesos de la pelvis se hayan fijado), de modo que para cada caso el tratamiento será diferente y adaptado a la comprensión de su terreno predispuesto.

A partir de esta comprensión del terreno predispuesto, no sólo liberamos manualmente los bloqueos, sino que también enseñamos a cada paciente como mantener los beneficios con la práctica de ciertos ejercicios apropiados, así como lo que llamamos el GESTO JUSTO, una reeducación consciente del modo de moverse y estar parado. De este de modo la persona va ganando en independencia.

No buscamos pacientes eternos que dependan de nosotros, sino prepararles para ser más autónomos.

 

¿EN QUÉ SE DIFERENCIA DE OTROS MÉTODOS?

Aparte de la comprensión del terreno predispuesto, y de educar para la independencia, es genuino del Método GDS la relación entre las diferentes tipologías corporales y el comportamiento, es decir, que nuestro modo de ser, de pensar, de ver el mundo… determina un lenguaje corporal, una serie de gestos que van modelando la figura.

De este modo podemos dar los primeros pasos hacia la comprensión de nuestro modo de funcionar, lo cual es el primer paso hacia el cambio. En algunos casos será necesario complementar el trabajo corporal con un trabajo de autoconocimiento más profundo.

Se respetan las diferencias de cada cual, las cuales se van a expresar en la postura, pero liberamos los excesos y los bloqueos con el objetivo de hacernos adaptables, tanto en los movimientos como en el modo de pensar y actuar, pues no están separados.

La adaptabilidad nos permite vivir con creatividad las diferentes circunstancias de la vida, en lugar de reaccionar atrapados siempre en una misma respuesta compulsiva.

 

¿CÓMO TRABAJÁIS?

Hay dos vías complementarias:

  • En el Tratamiento Individual valoro tu caso y actúo sobre tu cuerpo con las técnicas manuales y ejercicios apropiados.  Indispensable para comenzar y en situaciones de nueva necesidad.
  • En las clases semanales de Utilización Corporal, iniciamos un entrenamiento, un aprendizaje de lo que se llama habitar el propio cuerpo. Aquí eres tú mismo quien va a gestionar el movimiento desde dentro, a partir de mis indicaciones y propuestas, de modo que tu cableado neurológico va a ir aumentando progresivamente, de cara a una transformación no solo del dolor, sino también de la forma, de modo duradero. Se trata de una reprogramación de la postura y el movimiento a través de propuestas precisas.

De este modo, vas adquiriendo de forma progresiva un esquema corporal, es decir, imágenes internas de ti mismo indispensables para la auto-gestión de la que hablamos.

 

¿QUÉ INDICACIONES TIENE?

El Método GDS es aplicado con éxito en muchos campos, pero quiero recalcar aquí su eficacia en molestias o deformidades corporales cotidianas de todo tipo: escoliosis, artrosis, hernias de disco, ciáticas, cervicalgias, lumbalgias, mareos, esguinces, metatarsalgias, incontinencias urinarias, hombros dolorosos… por mencionar lo más habitual, pero con un largo etcétera.

También está indicado en casos de estrés, ansiedad, insomnio, malas digestiones, estreñimiento, dolores de cabeza…

También es para aquellas personas que sintiéndose bien, sin ninguna patología evidente o limitante, quieran optimizar sus recursos, desarrollarse hacia la excelencia del movimiento y mantener a punto la increíble máquina de su cuerpo.

 

Te guiamos hacia el bienestar de un modo holístico y didáctico,

mediante acciones precisas sobre la estructura corporal,

y mediante imágenes que permitan la integración de dicha estructura,

de modo que puedas manejarte con mayor elegancia, suavidad y discernimiento.

Post a Comment

Registro

Resetear password