Cómo empezó…

En el año 2012, Un Curso de Milagros llega a mi vida con las respuestas a los vacíos de comprensión que me impedían terminar de entender…  me proporciona la información psicológica y metafísica para comprender la mente (el mundo de las verdaderas causas) y la identidad de lo que somos, y pone ante mí las herramientas para recorrer el exigente camino de la curación de dicha mente, el camino del despertar.

Tres años más tarde (2015) llega a mí la información sobre la Perspectiva Universal del Desdoblamiento de los Tiempos y de la Lógica Global Convergente derivada de dicha Ley, desarrollada por Alejandra Casado a partir de las teorías del físico francés Jean Pierre Garnier Malet y los descubrimientos de Hamer (médico alemán fundador de la Nueva medicina Germánica). Esta perspectiva, con su plantilla gráfica y su lenguaje libre de carga, me permite reconocer los errores cometidos y dar un salto definitivo en el camino hacia la mutación de la percepción, no sólo a nivel de comprensión sino también en su integración, proporcionándome por fin el comienzo de una experiencia liviana.

Comencé con esta serie de charlas, por “encargo”, en marzo del año 2013, al poco tiempo de comenzar a trabajar con el libro “Un Curso de Milagros”, mi primera referencia al tema de la percepción.

Todo empezó sin pretensiones, compartía mi proceso, una revolución vivida con mucho interés y convencimiento: interés por trascender el propio dolor y ayudar a otros a hacer lo mismo, y convencimiento de que las enseñanzas y herramientas del Curso eran certeras.

El grupo arraigó, y las sesiones se convirtieron en el modo en que mi propio aprendizaje profundizó. Comencé a recibir comentarios, preguntas y agradecimientos de mucha gente desconocida, de otros países, que me motivaron a continuar y me hicieron más fácil el camino. Nos lo pasábamos muy bien. Todo fue muy fácil.

La intención de este sitio es dar la oportunidad a un cambio de mirada.

Bienvenidos pues todos los exploradores del Retorno que hayáis caído por estos cerros, nos sentimos agradecidos por vuestra presencia, y os deseamos buen viaje.