PURIFICACIÓN DEL QUINTO CHAKRA

 

 

 

Audio

 

Texto

Sentados cómodamente, colocamos nuestra mano izquierda sobre nuestra rodilla izquierda, con la palma hacia arriba, y nuestra mano derecha sobre nuestro chakra de la garganta.

Mantenemos, con esta postura, un contacto estrecho con nuestro anclaje en el suelo (mano de la rodilla), mientras empezamos a elevarnos hacia las esferas superiores de nuestro ser.

Respetamos un momento de silencio con los ojos cerrados y la respiración libre.

FASE DE LIMPIEZA

Inspiramos lentamente y en conciencia una red de aire de color azul claro, haciendo rozar con el aire, la parte trasera de nuestra cavidad nasal.

Recordemos la red de nadis presente en la parte posterior de nuestra cavidad nasal y cuya meta es intervenir en la calidad del prana inspirado o espirado.

Con los pulmones llenos, respetamos una breve apnea donde permitimos a la conciencia fijarse durante un instante sobre aquello que llevamos a cabo y orientar bien el movimiento de espiración que le va a suceder para que no sea un gesto mecánico, sino alimentado por una orientación consciente.

Espiramos la red de aire de nuevo haciendo rozar el aire por la parte trasera de las fosas nasales, pero esta vez tiñéndola de azul oscuro, ya que, en efecto, viene cargada de residuos etéricos, desechos almacenados en la región de la laringe.

Practicaremos este movimiento respiratorio siete veces seguidas

FASE DE TONIFICACIÓN

Al soltar el aire emitimos un zumbido con la parte posterior de la garganta (puede ser el sonido OM).

Al final del soplo, cerramos la boca y expulsamos de golpe por la nariz, lo que nos queda de aire.

Provocamos con el sonido una especie de dilatación celular de la garganta, la cual favorece la liberación de las memorias dolorosas que empiezan a enquistarse en esa zona.

Lo importante pues de la columna de aire que circula por la parte posterior de la garganta es su naturaleza limpiadora.

Repetiremos esta fase cinco veces seguidas.

Permanecemos en un profundo silencio, a la escucha del silbido del prana en el centro de nuestra cabeza y su hormigueo en el fondo de nuestra garganta.

Deja un comentario