LA PRÁCTICA UCDM – 9ª PARTE

¿Qué pasa cuando dices algo y el otro lo toma a mal y te hace responsable de su sentir?

Seguimos reflexionando en torno a esta pregunta que surgió en la pasada sesión.

Todo malestar surge de sentir una necesidad no satisfecha. Sólo el ego cree tener necesidades, pero aunque sean falsas nosotros las hemos hecho reales.

Para deshacer la falsedad y llegar a conocer la Verdad es preciso poder mirar y reconocer estas necesidades: nuestras creencias.

Recordar que el “otro” también cree tener necesidades no satisfechas y contemplar sus errores desde ahí nos ayuda a ver de otra manera. Ya no vemos a alguien que nos ataca, sino a alguien que sufre por sentirse necesitado y que pide amor.

 

Si te apetece hacer un donativo puedes hacerlo aquí:




GRACIAS

5 thoughts on “LA PRÁCTICA UCDM – 9ª PARTE

  1. Hola! Estoy entre la espada y la pared. Tengo que tomar una decisión. Si voy a favor, favorezco a una persona y si voy en contra favorezco a otra y de todas maneras siempre tengo la culpa. Ambas personas son muy cercanas. Trato de no tomar ninguna decisión por mi cuenta, de no juzgar, de dejar al Espíritu Santo, pero entra mi conciencia que esta bien que esta mal. Y he perdido la paz que creía haber ganado.Yo siempre le huyo a los problemas, no quiero estar en conflictos, qué dijo qué no dijo, Y por más vueltas que le doy no veo la respuesta. ¿cual de las dos tiene la razón?
    El caso es el siguiente: un tío nos dio una propiedad a mi prima y a mí. Después de 5 años nos dice que se la devolvamos. MI prima no quiere y yo sí. Mi prima alega que fue legal, sin forzar, sin manipular, o sea que fue su voluntad. Por otra parte pienso si estoy equivocada y si realmente tengo los derechos. Aquí entran sentimientos, encontrados, culpas. Y obviamente tengo la presión de los dos. Hay que aclarar que también están los deseos de los hijos de él, sus ambiciones. Porque donde hay dinero es BIEN complicado.
    Hace días tenía este ahogo y justo me envías este vídeo y algo me aclara, pero no veo luz para la respuesta.
    siempre me has dado la tranquilidad, en el momento oportuno.
    GRACIAS.

    1. Hola Helena, gracias por tu comentario.
      Creo que lo primero es plantear el asunto fuera de la necesidad de agradar a nadie, fuera de la necesidad de ser “hacer lo correcto”, pues entonces te encontrarás con respuestas contradictorias.
      Lo primero es saber que es lo que tú deseas. Un sentimiento certero de por donde hay que ir, lo que harías más allá de lo que es correcto o incorrecto o de lo que se espera de ti, lo que a ti te apetece.
      En la forma cualquier cosa que hagas está bien, pues, en efecto, la propiedad ahora es tuya legalmente y puedes hacer con ella lo que quieras. No le estás robando a nadie.
      Revisa sólo que tu decisión no la tome el miedo, que no la devuelvas por miedo a lo que piensen de ti, ni te la quedes por miedo a la escasez por ejemplo. La decisión esencial, la que viene de tu yo verdadero, está libre de cargas, es algo que se siente en el cuerpo como algo certero. El reto es llevar a cabo esta decisión sin dejarse influir por las creencias, pensamientos y emociones que van a intentar contaminarla. Verás estos pensamientos y sentirás emociones como el miedo o la culpa, pero no te engancharás con ellos, te harás vacío ante ellos para que tu decisión pueda manifestarse. En esta decisión puedes colocar toda tu confianza, pues siempre te llevará a buen puerto aunque la temas. Huir del conflicto no es una decisión tomada desde la libertad, sino desde el miedo. Si alguien no te comprende o se enfada contigo no pasa nada, la sinceridad e integridad en tus decisiones hará que todo se vuelva a colocar a su debido tiempo. No temas ser malinterpretada temporalmente. Sólo busca tu verdad y confía. Un abrazo Helena.

      1. Clarita, que lindo e inspirador, hoy mi corazón se siente feliz, Gracias, gracias, gracias. Como no paro en mi búsqueda de encontrar coherencia en lo que pienso, digo y hago, me encontré con estas palabras de Un curso de Milagros y dice: “Sin embargo, de lo que no te das cuenta cada vez que eliges, es que tu elección es tu evaluación de ti mismo. T-15.III.2:6
        “Cada decisión que tomas procede de lo que crees ser, y representa el valor que te atribuyes a ti mismo” T-15 III.3:5

Deja un comentario