UN CURSO DE MILAGROS 28

El Curso nos dice que antes de despertar del sueño, debemos transformarlo de una pesadilla en un sueño feliz, de lo cual solemos deducir que esa felicidad del sueño consiste en cambiar nuestras circunstancias de modo que coincidan con nuestras expectativas, sin embargo, de lo que se trata, es de cambiar nuestra experiencia, de modo que esta pueda ser una experiencia de paz independientemente de nuestra valoración de las circunstancias, ya que no se trata de cambiar el sueño sino de despertar de él.

Querer marcar el guión de nuestro sueño en base a nuestras expectativas es “ir por nuestra cuenta” imponiedo la voluntad del ego, mientras que hacer del sueño una experiencia feliz es “ir con la vida”, o lo que es lo mismo “aceptar la voluntad de Dios”, lo cual tiene sentido cuando re-conocemos que esa voluntad coincide la nuestra, ya que Dios es algo que está dentro de cada uno y que representa nuestra verdadera identidad, una identidad en donde el “yo” es un “nosotros”.

Hoy exploramos esta idea clave del Curso que lo diferencia de tantos otros caminos espirituales.

 

Si te apetece hacer un donativo puedes hacerlo aquí:




GRACIAS

Deja un comentario